Pocas cosas son tan románticas juntas como el sonido de un piñón rodando y el buen olor de un café recién molido por la mañana.

Sabes perfectamente de qué te hablamos, puede ser un microsegundo en el que la esencia de tu café favorito llega a tus fosas nasales, quizás un capuccino entre amigos después de una salida agotadora o un espresso rápido mientras ajustas la presión de tus neumáticos antes de salir a comerte el mundo. Lo mires como lo mires, el café juega un papel muy importante en el mundo del ciclismo.

¿Pero por qué razón el café? ¿Cual es la historia? ¿Si es por una cuestión de energía porqué no una bebida energética? ¿Si es para mantener-nos calientes en invierno porqué no un té? Bueno, el hecho es que no hay una respuesta concreta, pero podemos intentar mirar las razones de porqué nos gusta tanto.

 

La historia & la conexión italiana.

Como muchas de las cosas clásicas y atemporales, la estrecha relación entre café y ciclismo la empezaron nuestros vecinos italianos. Faema, una compañía de café milanesa, que surgió del boom de la post-guerra y arrasó en toda la nación. Manufacturaban máquinas de café y inventaron muchas tecnologías que aún se usan hoy en día.

Faema se sumó al mundo del ciclismo creando su propio equipo en 1956, contaron con corredores como Rik Van Looy o Vittorio Adorni. Hasta el mitiquísimo Eddy Merckx (aka el Caníbal - por su forma de montar tan agresiva) formó parte del equipo y fue su chico-poster. Podemos decir con mucha certeza que esto influyó en que el café se viera como algo "cool" en el ciclismo.

Eddy Merckx tomándose un cafe.

 

Los Cycle Cafés – "El gran movimento Británico".

Pallares Factory Bike & Coffee, Igualada

La Fábrica, Girona

En Londres, Manchester y otras grandes ciudades del Reino unido los cafés ciclistas aparecen como setas. Son locales donde se crea mucha comunidad ciclista, el ambiente es muy relajado. Cada vez más esto se está llevando también a nivel nacional, sabemos que vamos tarde en muchas cosas pero también hay oferta, para los que os interese el tema, aquí va una pequeña lista de "cycling cafés" en España.
 

- Barcelona:

On y va Coffee

The Bike Club

Bicioci Bike Café

- Madrid:

La Bicicleta Café

- Girona:

La Fábrica 

- Igualada:

Pallares Factory Bike & Coffee

- Castellón:

La Bicicleta café Castellón

- Málaga:

Recyclo Bike 

 

LOS PROS – ENSEÑÁNDONOS COMO SE HACE.

Como pasa con nuestros maillots, bicis y demás, si los pros lo hacen, nosotros también. Cuando vemos a nuestros ídolos tomando una taza de café en la zona de descanso del velódromo o después de una etapa del Tour de Francia solo hace que la conexión sea cada vez más clara.

La relación entre el café y el ciclismo no es una cosa exclusiva de los italianos, ni de postureo, ni de hipsters, es mucho más que eso. Es un ritual.

 

 

El ritual – El arte del buen café.

 

Preparar y tomarse el cafe como si fuese un ejercicio de meditación es probablemente lo que nos lleva a hablar de este tema. Según los más sibaritas, una buena salida se empieza de la misma forma que se empieza a preparar un café, seleccionando las herramientas que vayas a necesitar, calentando la taza antes de servir el café, y pensando en el ejercicio mientras lo remueves con la cuchara. Toda la técnica que hay detrás (preparar un buen café no es nada fácil) pondrá en el mood para salir a darlo todo. Cada paso distrae tus nervios y te calma la mente antes de las subidas, los sprints a gas y las bajadas a tumba abierta. 

Incluso después del ejercicio es todo un ritual. Ya sea solo o con tus amigos sentados alrededor de una mesa, hablándote a ti o comentando la jugada mientras relajas tu cuerpo y mente. 

coffee and cycling

 

La Energia – Aceptémoslo, funciona.

A parte de todo lo ya mencionado, no olvidemos la función clave del café en el ciclismo, nos da energia. Nos calienta rápido aquellos dias de frío y cuando las piernas estan cansadas nos ayuda a olvidarlo por un rato.

Si todo esto no te ha convencido de porqué el ciclismo y el café van de la mano, ya no sabemos que te puede hacer cambiar de opinión.

 

No seas tozudo, ¡tómate una taza y nos lo cuentas!

 

 

2 Comments